Patas y Resortes

Patas y Resortes

La gravedad es el principal obstáculo para moverse en tierra. Nos empuja hacia abajo con cada paso, pero nuestro impulso y los resortes internos desvían esta fuerza a nuestro favor. Al desplazar el equilibrio, empujamos contra el piso para impulsarnos.

Los animales tienen diversa cantidad de patas y formas de movimiento (andar) para lograr diferentes velocidades y eficiencia. Algunos tienen dos, cuatro, seis o cientos de patas para correr y saltar por la irregular superficie terrestre.

Pero no se trata solo de patas. Otros rasgos hacen que el cuerpo de un animal esté hecho para la velocidad. La postura del animal y cómo lleva su peso afecta en su rapidez. Una gran tendencia en los vertebrados (animales con columna vertebral) es que la postura de los anfibios evolucionó en una más vertical con las patas directamente bajo el cuerpo.

Los científicos trabajan para imitar la compleja biomecánica de un ser humano. El pie curvado de fibra de carbono, aún no tan eficiente como una pierna natural, posee suficiente elasticidad como para correr. Y los robots bípedos están por reproducir la marcha humana con éxito y tal vez algún día ayuden a que personas en silla de ruedas caminen otra vez.