Mandíbulas y Garras

Mandíbulas y Garras

Los seres deben hacer un gran impacto en su mundo para sobrevivir. Generar fuerza inicia un viaje que incluye moverse en tierra, por el aire y el agua y "tomar un bocado de la vida".

¿El primer paso en este viaje? Alimentarse para tener éxito. ¿Cómo crean los seres la fuerza necesaria para agarrar y morder? Los músculos impulsan mecanismos internos y las articulaciones se vuelven palancas que mejoran potencia y velocidad.

Manos, garras y pinzas pueden asir con cantidad variable de fuerza en función del tipo y la longitud de los músculos de agarre. Algunos hacen palanca para pinzar, otros concentran mucha fuerza en un puñado de puntos de presión y otros usan resortes para dar un golpe veloz.

Cuando se trata de morder, hay dos grupos de contendientes más fuertes. Los mordedores duros tienen mandíbulas cortas y gruesas (ser humano o T. rex), mientras que los mordedores rápidos tienen mandíbulas largas y delgadas (delfín o cigüeña.)

Sorprende, pero uno de los ganadores del concurso de masticar es un pez extinto: el Dunkleosteus. Con diferentes músculos para abrir y cerrar la mandíbula, su mordedura era rápida y dura. Su mordedura, de 1200 libras (540 kg), se ubica como una de las más fuertes de todos los tiempos.