Alas y Aletas

Alas y Aletas

Los animales que se mueven por aire y agua desarrollaron formas aerodinámicas que aprovechan la dinámica de fluidos para impulsarse. Aunque tienen diferentes historias evolutivas, sus formas comunes revelan rasgos fundamentales de la biomecánica de alas y aletas.

Alas largas y estrechas crean más sustentación al volar. Empezar el vuelo es más difícil, pero mantenerlo es más fácil y permite planear a aves más grandes. Alas anchas y cortas crean poca sustentación y las aves deben aletear para seguir en vuelo. Es más fácil empezar el vuelo, pero mantenerlo requiere mucha energía. Alas "puntiagudas" reducen la resistencia y vuelan rápido. Las "redondas" son más lentas.

Muchos animales acuáticos también tienen "alas" (aletas) para volar a través del fluido. Algunos insectos son tan pequeños que el aire les resulta denso como jarabe y deben aumentar su capacidad de volar palmoteando las alas sobre la espalda, creando un vacío que les ayude a avanzar. Ciertas serpientes "vuelan" abriendo su caja torácica y convirtiendo su cuerpo en un ala.

Algunos científicos lograron imitar la mecánica de vuelo y fabrican réplicas robóticas de animales que se usan para probar teorías de la evolución del vuelo, seguir especies en peligro de extinción en su hábitat natural y explorar áreas inaccesibles para el ser humano.